TU SEGURIDAD




Recuerdo bajar la ventanilla cuando él me avisaba  de que ya asomaba el mar. 
Entonces una bofetada de olor a salitre invadía el coche, mientras el retrovisor me observaba con ojos castaños.

Recuero mi ilusión..., y la suya.

Añoro sentir esa seguridad al mirar sus manos en el volante, y saber que él siempre me acompañaría, allá donde tuviera que estar.





©Todos los derechos reservados
Marta Azorin 
Facebook: Marta Azorin
Instagram:martazorin_escritora











Comentarios

Entradas populares de este blog

NARRACIÓN DE NAVE LLAMANDO A TIERRA.

MUTACIÓN

AISLADA EN MIS DIAS