SONRISA OLVIDADA




No puedo evitar sonreír cuando tu recuerdo me alcanza, como algo efímero e intenso.

La misma luna que nos acariciaba la piel, se ha vuelto más pequeña, o quizá... ¿será que nuestro amor es hoy mucho más grande?

Tengo que aprovechar este momento; en unos minutos mi memoria se volverá del revés, 
escupiéndome al olvido, y sonreiré sin saber por qué lo hago. 














Comentarios

Entradas populares de este blog

NARRACIÓN DE NAVE LLAMANDO A TIERRA.

UN VASO MEDIO LLENO Y MEDIO VACÍO

EL MONSTRUO DE LA CASA