domingo, 13 de octubre de 2019

TAL COMO SOY







Mientras te espero, coloco los pies desnudos dentro de mi calzado viejo. Verás las suelas desgastadas y las esquinas roídas por los roces, pues mi camino ha sido arduo y las cuestas empinadas. 
Pero cuando me encuentres me sentiré en casa y, al quitarlos aliviada, te mostraré que lo que hay dentro es una piel suave con huesos torcidos por el esfuerzo; pero sin calcetín que los camufle, sin medias tintas, sin dobleces. 


lunes, 7 de octubre de 2019

DESPEDIDA



Para Andrés.

Hoy, en mi boca dormida, 
toma forma la tristeza que, 
como una herradura pesada, 
me obliga a caminar 
encorvada mirando al suelo. 

Miles de palabras perdidas
buscan a mi coherencia
para encontrar una explicación.

Pero mi razón tampoco entiende.


Desde que te has ido
nos hemos vuelto viajeros en el tiempo y,
dando rienda suelta a los recuerdos,
te tomamos de la mano
con la intención de traerte.

Pero no podemos.

Quiero decirte: vente
que nos haces falta, 
que tenemos momentos pendientes.
Tiempo que recuperar,
tiempo ausente.

En un día más,
en una mesa cualquiera
donde compartimos
sonrisas con ojos húmedos,
todos aquellos momentos
nos caen en cascada
violando nuestras mentes.

Hay una pena honda llorando
tras la puerta de un baño, 
unos amigos que te añoran,
niños que abrazan a su madre
cuando la ven llorar
y una mujer valiente que no duerme.







jueves, 3 de octubre de 2019

Y DE REPENTE TÚ





Llegaste hasta ella sin previo aviso. Creo que, al menos, pudiste haber hecho alguna señal; pero eres tan silencioso y discreto, que no te vi hasta que te tuve en frente, reflejado en su rostro amable.

Te comportas como una de esas personas que dicen que nunca se enfadan, pero cuando lo hacen, arde Troya. Pues así eres, calmadito hasta que decides ponerte a gritar.

Pero tú no tienes alma.

Llamaste a su puerta y entraste sin ser invitado. Te acomodaste y diste la cara volviendo la nuestra del revés. Siempre que paseo por las memorias de mi vida te culpo de todo lo que vino después. Tú diste el pistoletazo de salida a un sinfín de acontecimientos, que nos han enseñado a andar por la cuerda floja y a saltar de trampolín en trampolín, con mucho cuidado para no caer.

Prometiste enseñarle lugares nuevos, y de tu mano recorrió los largos pasillos, quirófanos y habitaciones blancas de hospital; pero conoció a gente hermosa, que se sentaba junto a ella para enfrentarse a ti y vencerte.

Crecías cada día en su interior, y ella te machacaba con sus ganas de vivir.


Y hoy te hablo, desde este presente en el que vivo, llena de orgullo, porque al final no te la llevaste tú. Sabes bien que aquella lucha quedó en tablas.

Y hoy te hablo, por ella, y por mis amigos a los que lloro; buenas personas que no se merecían tu invasión. Y te hablo por mi familia, y por las de mis amigos; y por la gente que no conozco, pero ellos a ti sí, y por sus familias. Porque todos nos hemos quedado cojos, mancos, ciegos y mudos.

Y hoy te repudio, a ti, con todos tus apellidos, y te miro victoriosa porque muchas personas se sueltan de tu mano, y no te vuelven a ver jamás.

Luchan, vencen y viven.

Y con ellos pierdes, y cada vez son más.

Hoy mis letras se visten de color rosa, y se arropan de esperanza, de fuerza y de solidaridad. 
































Elige tu idioma

ADELANTE, PODEIS PASAR...

Bienvenidos a este maravilloso espacio, donde quiero compartir mi pasión por la literatura. Expondré cachitos de mí, hablaré de libros que me han gustado y muchas cosas más. Con mucho cariño, para todos vosotros.

COMENTA CON FACEBOOK

TAL COMO SOY